Del 31 de julio al 9 de agosto nos reuniremos en Berlín como jóvenes de todo el mundo para discutir nuestras esperanzas, experiencias y futuro. Juntos apuntamos a fortalecer la voz pública contra un sistema político que favorezca la guerra, el rearmamiento, el racismo, el fascismo, la destrucción del medio ambiente, la pobreza y la explotación.

Estamos atravesando un momento en que los ataques contra el nivel de vida de los trabajadores y los pobres aumentan, la brecha entre ricos y pobres crece, y millones de personas se ven obligadas a vivir sin acceso a las necesidades básicas, incluidos los empleos, la atención médica y las oportunidades de educacion.

Los conflictos económicos y políticos entre las potencias mundiales se están profundizando, el peligro de una nueva guerra por la división geopolítica del mundo está creciendo cada día, y el gasto estatal en armas y militarización aumenta constantemente.

En muchos países del mundo, los partidos racistas-fascistas han llegado al poder. Se están promoviendo movimientos racistas en todo el mundo para aplastar la lucha de los trabajadores y los jóvenes por un futuro mejor. Los derechos democráticos, como el derecho a manifestarse y organizarse, así como la libertad de expresion, están restringidos en todos los países.

El medio ambiente y los recursos naturales del mundo están siendo destruidos y explotados por las multinacionales que están destruyendo irreversiblemente nuestros entornos de vida para las generaciones futuras.

Más de 70 millones de personas se han convertido en refugiados como resultado de la guerra que libra a los países imperialistas y sus colaboradores, y a menudo también son abandonados en el Mediterráneo como parte de una política de represión de la inmigración.

¡Esto no puede seguir así!

Los jóvenes de todo el mundo se enfrentan a este sistema que destruye la vida de millones de personas y destruye el futuro de las proximas generaciónes.

Creemos que es posible un mundo sin opresión, explotación y sin guerra, donde las personas puedan vivir siendo iguales y en unidad.

Queremos que los recursos asignados al armamiento se redirijan a los servicios públicos, como la educación, la salud y el transporte. También queremos que los países con tropas estacionados en todo el mundo se retiren de inmediato.

Las compañías que destruyen el medio ambiente deben detener su operación y los costos de la destrucción ambiental deben pasar a los propietarios del capital, no a los trabajadores. Las instituciones y organizaciones racistas-fascistas deben ser disueltas y todas las leyes que restringen los derechos democráticos deben ser abolidas.

Creemos que la gente del mundo es una sin distinción entre religión, idioma y origen. Creemos que uniendo y construyendo solidaridad podemos crear un mundo en el que todos puedan vivir sin temor al futuro.

Y por eso te invitamos a unirte a nosotros en nuestro campamento juvenil, donde discutiremos cómo podemos luchar contra estos problemas creados por el capitalismo. Fortalezcamos la fraternidad y la solidaridad entre los jóvenes de todo el mundo.